Parir en Verín… ya no es posible.

Estos días estamos asistiendo a unas movilizaciones sin precedentes por parte de personal de la sanidad, mujeres, ciudadanía en general; debido al cierre del paritorio del Hospital de Verín. Una medida que marca una vez más la diferencia en la asistencia sanitaria si vives en una gran cuidad o en el medio rural.

Esgrimir argumentos como el bajo número de partos que se desarrollan en Verín, apelando a que supone un riesgo para madres y bebés, debido a una supuesta falta de actualización del personal del servicio; es un argumento falaz -que sacude y daña la profesionalidad del equipo que compone ese servicio y que puede incluso llegar a causar una alarma injustificada en la población-, supone una ofensa y denigración a todos los y las profesionales sanitarios que forman la unidad de ginecología y obstetricia y por tanto también su paritorio.

Recordemos además, que en nuestra comunidad autónoma, contamos con varios hospitales comarcales, (Salnés, Cee, A Costa, Monforte, Valdeorras, Barbanza), que vienen realizando de manera impecable la atención al parto, siendo algunos de ellos reconocidos por entidades como la IHAN o recibiendo premios de buenas prácticas del Ministerio de Sanidad; lo que nos viene a decir que la atención al parto en estos centros es adecuada y positiva. Todo ello nos indica que nuestros hospitales comarcales cuentan con profesionales formados y actualizados.

La Guía de Maternidad Hospitalaria, estándares y recomendaciones, señala claramente que existen varios niveles de Maternidades Hospitalarias, cito: (…)”la clasificación de hospital/M. H. Utilizado en la estrategia de atención al parto normal del SNS se basa en el número de partos atendidos por año:

  • Nivel 1: centros con menos de 600 partos”(…)

Así mismo, este documento, indica que aunque parezca prudente no dotar de MH a aquellos hospitales que tengan una área poblacional de referencia que genera una demanda menor a 600 partos por año, la excepción se encuentra en (…)”razones de tiempos de desplazamiento o accesibilidad así lo aconsejen”(…).

Nos encontramos, pues, que emplean un argumento que se desacredita por sí mismo atendiendo a los documentos que velan por la atención al parto normal.

Verín es zona rural cuyo hospital da cobertura a la población de los ayuntamientos de Castrelo do Val, Cualedro, A Gudiña, Laza, A Mezquita, Monterrei, Oímbra, Riós, Verín, Vilardevós y Vilariño de Conso; población cuyas mujeres tendrán que realizar desplazamientos de más de 70 kilómetros en el mejor de los casos; para ir a parir a sus bebés al CHUO, algo que solo ocurría hasta ahora en los embarazos de riesgo. Estamos entonces pasando a considerar todos los embarazos del área sanitaria como de riesgo?, o podrá ser que se ponga en riesgo el parto al tomar estas medidas que implican un plus de estrés a un momento que debe ser cuidado emocionalmente al máximo, y que debe desarrollarse en las máximas condiciones de tranquilidad y cercanía, permitiendo a las madres conectar con su proceso de parto sintiéndose seguras físicas y emocionalmente?. Sin olvidar la atención personal que pueden brindar las matronas de este paritorio, ajustándose a todas las recomendaciones de guías clínicas o las misma OMS”.

El argumento de la “falta de pericia” de las y los profesionales; permitidme también que lo ponga en duda. Nuestra sanidad cuenta con un sistema de formación continuada que permite, precisamente, la actualización y reciclaje de sus profesionales, que están perfectamente capacitadas y capacitados para desarrollar sus funciones. Así, este argumento también se tambalearía y tambalearía al propio sistema.

Señores y señoras, tenemos excelentes profesionales en nuestra sanidad; pese a un sistema que no les cuida; ahora pasaremos también a descuidar a la población gestante de Verín y alrededores; ejerciendo un acto cuasi violento (o violento a secas) impidiéndoles parir dónde venían haciéndolo, con una atención al 100% centrada en ellas y la fisiología de su parto, atendiendo a lo físico y a lo emocional.

Sea cual sea el argumento que se intente emplear para justificar este cierre; la realidad es que supone un abandono de la población rural, un agravio y una discriminación, además de un insulto a las y los profesionales del paritorio se Verín; que viene desarrollando su trabajo logrando buenos resultados, con una atención directa a las mujeres en un entorno basado en el respeto por la fisiología y la evidencia de buenas prácticas profesionales; algo que queda patente en la satisfacción de la ciudadanía que se ha manifestado en masa para reclamar su derecho a una atención sanitaria correcta, que no les discrimine, y de calidad.

No puede haber localidades de primera y de segunda en cuanto a sanidad se refiere; no podemos retirar derechos a la población, por el hecho de no estar en las grandes ciudades; más en una comunidad como la nuestra, donde la dispersión geográfica está patente, y en la que el rural aún cuenta con número de población importante.

Así, me uno al grito de:

#VerínNonSePecha

Jésica Rodríguez Czaplicki

Psicóloga G2888

Enlaces:

Comunicado Coepo

Diario público. Entierro hospital Verín

Comunicado Satse

Asociación Galega de Matronas en Prensa

Javier Castrillo. Jefe Obstetricia Verín

Comunicado El Parto es Nuestro

Comunicado de la AGAM

generico firmas contra peche verín